Suscriptor digital

Comenzó la guerra por la TV satelital

(0)
11 de junio de 1998  

La empresa Nahuelsat denunció ayer "la inequidad del convenio de reciprocidad" satelital firmado la semana última entre la Argentina y los Estados Unidos.

Su gerente general, Daniel Salzer, dijo que "el acuerdo es unilateral" y no habilita a los satélites argentinos a operar en el mercado norteamericano. "Nosotros sólo tenemos llegada a Florida, una zona de bajo interés comercial", señaló.

El convenio suscripto entre la Secretaría de Comunicaciones y la Federal Communication Commision (FCC) habilitó a la empresa Direct TV, una división de Galaxy Latin America integrada, entre otros socios, por el Grupo Clarín y la Organización Diego Cisneros, de Venezuela, a operar con el sistema de televisión y audio directo al hogar (satelital), mediante antenas parabólicas.

La revolución que se viene

La TV satelital baja la señal directamente del satélite sin intervención de operador alguno. La sofisticación del equipamiento y la tecnología permiten al abonado programar su propio menú televisivo.

La oferta básica, de 50 canales de TV y 50 de audio, tiene un precio de $ 39, con un amplio menú de adicionales, cuyo costo es de $ 6 a $ 10 . El equipo y la instalación trepan a $ 520.

Consultado sobre el reclamo de Nahuelsat, el gerente general de Direct TV, Carlos Prátola, dijo a La Nación que su empresa no tiene autorización para operar fuera del mercado argentino.

"En los Estados Unidos hay otra compañía llamada Direct TV, con jurisdicción en ese mercado. Nosotros usamos el satélite Galaxy 8, con cobertura en toda América latina, pero no entramos en otros mercados", dijo. En cambio, admitió que ya tienen un preacuerdo con Uruguay para expandir allí el sistema de TV directa al hogar.

El gerente Salzer no anticipó cuáles serán las acciones legales que Nahuelsat promoverá contra el convenio de reciprocidad, "cuya vista nos fue negada tanto por la Secretaría de Comunicaciones como por la Comisión Nacional de Comunicaciones (CNC). Al carecer de una posición orbital para los Estados Unidos, estamos fuera del convenio firmado. Por su parte, Direct TV no tiene licencia del Comfer ni autorización de la CNC para actuar".

Prátola, de Direct TV, confirmó que ya tienen ambas certificaciones.

El satélite Galaxy 8 y su primo Panamsat pertenecen a Hughes. Esta es una división empresaria de General Motors. En tanto, entre los socios de Nahuelsat, que tiene en órbita el satélite Nahuel I desde 1997, se encuentran General Electric, entre los foráneos, y el Banco de la Provincia de Buenos Aires, entre los locales.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?