Con tecnología de avanzada

Se levantó un edificio de 20 pisos sobre un amplio solar en el barrio de Mataderos
(0)
25 de octubre de 2000  

El Solar del Viejo Mercado se levantó sobre un terreno de 3500 metros cuadrados que tiene frentes de distinto ancho sobre tres arterias en el perímetro: Juan Bautista Alberdi, Bragado y Pieres, en el barrio de Mataderos.

Allí se diseñó un edificio residencial de veinte pisos que se localiza en la parte más ancha del lote, que da sobre la calle Bragado.

Mientras tanto, en la planta baja hay un local destinado a una entidad bancaria que tiene su frente sobre la avenida Alberdi.

El proyecto

El proyecto revela una intención de diseño arquitectónico-estructural, lo que es ratificado por el arquitecto Turjanski al subrayar el concepto que plantea un núcleo central portante, dos cáscaras curvas que actúan también como caras de soporte (y que se expresan en fachada como dos planos convexos perforados por las ventanas) y el resto que se compone de una serie de losas sin vigas. Parece fácil, pero de hecho implica el uso de tecnología de avanzada en materia de hormigón armado.

Lo interesante, afirman los arquitectos, es que este concepto proyectual se expresa con claridad en el lenguaje del edificio, y forma parte de su atractivo formal.

Desde el primero hasta el cuarto piso hay cuatro departamentos de dos ambientes y dos de tres ambientes por planta; en cambio, entre los pisos quinto y decimoquinto, inclusive, hay cuatro departamentos por piso: dos de tres ambientes y dos de cuatro. Los últimos pisos del edificio están ocupados por unidades de tipo dúplex, que culminan el conjunto.

Detalles de confort

Hay un jardín interior de 1750 metros cuadrados, completamente parquizado, y un solario con dos piletas de natación, una para adultos y otra para niños. Hay sesenta cocheras en subsuelo y veinte unidades especiales.

La circulación vertical está servida por una batería de tres ascensores automáticos, de velocidad variable, con puertas eléctricas automáticas de acero inoxidable.

El proyecto previó una cabina de control y vigilancia como recurso de seguridad para el edificio, que cuenta con un hall de acceso de doble altura, revestido en madera.

Todas las unidades cuentan con servicio de calefacción por losa radiante y tiene caldera individual para agua caliente. Por otra parte, todos los departamentos disponen de un amplio balcón terraza con barandas de aluminio anodizado y vidrio templado.

Las aberturas exteriores son de carpintería de aluminio pintado al horno en marcos y hojas, con cortinas de enrollar de aluminio formadas con tablillas con aislación térmica interior.

Un detalle particular es que todos los ambientes -salvo los de servicio, baños y cocinas- están recubiertos con alfombras ignífugas.

Se trata de un emprendimiento de EASA (Emprendimientos Alberdi SA), con construcción a cargo de la empresa Techint.

El proyecto y la dirección de obra estuvieron a cargo de los estudios Arquitectos Turjanski-Sartori y Asociados, y Arquitecto Guillermo Gutiérrez Ruzo & Asociados.

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.