Suscriptor digital

El público definió sus preferencias

El pabellón de los Países Bajos privilegió en la Expo 2000 de Hannover el mensaje sobre la forma
(0)
30 de agosto de 2000  

HANNOVER.- A los dos meses de su apertura, la Exposición Mundial de Hannover (con un volumen de visitantes sensiblemente mayor que el escaso de los primeros días) dio amplio lugar a críticas y comentarios en los distintos medios especializados. Entre los pabellones nacionales, el de los Países Bajos fue el que más llamó la atención.

Este pabellón se debe a un grupo de arquitectos jóvenes de la ciudad de Rotterdam, MVRDV (Winy Maas, Jacob van Rijs y Nathalie de Vries), que diseñó una construcción en la que se superponen seis plantas separadas, que representan seis paisajes típicos de Holanda, cada uno sobre una superficie de 1000 metros cuadrados.

En la planta baja, se encuentra un ascensor que permite subir directamente al último piso, bajar luego por las escaleras, en un recorrido de escenarios cambiantes.

Desde la terraza, un biotipo con molinos de viento va pasando por bosques de robles, un invernadero y por dunas a través de caminos serpenteantes.

Por medio de este conjunto de paisajes se muestra con mucho humor cómo un pequeño país puede lograr que la técnica y la naturaleza no se excluyan, sino que se complementen mutuamente.

Queda a la vez ilustrado cómo espacios reducidos pueden ser usados para la producción y la convivencia, en un mensaje de equilibrio posible entre humanidad, naturaleza y técnica , tal como lo propone el lema de la Expo 2000.

Otras atracciones

También el pabellón suizo, creado por el arquitecto Peter Zumthor, fue objeto de críticas favorables. Aquí se proyectó un laberinto transitable formado por bloques de madera, donde con una gran economía de medios el espectáculo es el pabellón mismo.

Fuera de los pabellones nacionales, la atracción principal de la feria se centra en el Parque Temático, que ocupa un área de 100.000.metros cuadrados en las salas del sector que pertenece a la tradicional Feria Industrial de Hannover.

De los once temas expuestos, la preferencia del público se dirige al Planet of Visions, donde el artista belga Francois Schuiten, conocido por sus historietas de mundos paralelos, muestra cómo a través de la historia las visiones, los sueños y las utopías han haciéndolo para formar nuestra realidad de hoy y deben seguir colaborando para crear nuevos futuros posibles.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?