La Caja de Valores inaugura su sede en el microcentro porteño

Obra del estudio Casano-Zubillaga-Poli, brinda funcionalidad a sus clientes
(0)
14 de noviembre de 2001  

Desde la semana última funciona en su propio edificio de 25 de Mayo 362, Buenos Aires, la sede de Caja de Valores SA, central depositaria de valores de la Argentina que desde 1974, bajo la figura del depósito colectivo, efectúa la custodia de títulos valores tanto públicos como privados.

Cuando esta institución de fundamental importancia en el funcionamiento del mercado de capitales argentino decidió centrar sus actividades en un nuevo edificio, encomendó la tarea de proyecto y dirección de la obra al estudio de los arquitectos Casano, Zubillaga, Poli, ratificando su objetivo principal de continuar brindando la misma calidad de servicios, caracterizada por su excelencia y celeridad, dentro de un ámbito de máxima funcionalidad para la atención de sus clientes.

Con estas premisas, y a partir del edificio existente, construido en 1950 y donde funcionaron originalmente las oficinas de Bunge y Born, los arquitectos, en una intervención de aproximadamente 5500 m2, trabajaron básicamente sobre la ampliación de los espacios de acceso y el mejoramiento de las vinculaciones entre las diferentes áreas. En este sentido, se amplió el sector semicubierto de ingreso sobre 25 de Mayo a fin de lograr mayor profundidad e integrar el exterior con el interior. Allí se unificaron los halles de la planta baja, con una escalera entre ambos.

Los sectores de mayor concurrencia de clientes se localizaron en un espacio de doble altura en planta baja y primer subsuelo, dedicados a servicios a terceros y liquidaciones.

Sobre el tercio posterior de la planta baja un puente que contiene sectores de público restringido permite a la vez separar morfológica y funcionalmente áreas que por el carácter de su función no están vinculadas entre sí.

El resto de las actividades ocupa los niveles superiores. Así, el sector de Legales e Hipotecas se ubicó en el primer piso, Sistemas en el segundo y tercero, Directorio y Presidencia en el cuarto y Administración, Asesores externos y Marketing, en el quinto. El sexto nivel se dedicó a espacios para cursos y conferencias.

A partir del tercer piso, el edificio se retira de la línea del frente interno y permite desarrollar una plaza seca que actúa como punto de encuentro y recreación, destinado al personal de la empresa. Esto reforzó el ámbito propio del pulmón de manzana y se unió a la incorporación de luz cenital en los niveles inferiores a través de patios para mejorar la calidad espacial general.

La fluidez en los espacios es cualidad constante en la propuesta: a excepción de los puestos gerenciales, todas las áreas de trabajo fueron consideradas abiertas. El equipamiento incluye paneles divisorios hasta una altura de 1,60 metro, para permitir la máxima luminosidad en todos los sectores.

Los refuerzos estructurales se limitaron al refuerzo de lo existente, tratando de introducir la menor cantidad de alteraciones posible con respecto al original.

Proyectar la imagen de la institución

Para la lectura del edificio, en fachada se destacó el basamento con un revestimiento de mármol Botticino, material que unifica el acceso en el interior y deja resaltar la escalera con amarillo español. La medianera de doble altura se pintó en el azul emblemático de Caja de Valores, y una tela de acero inoxidable al cromo níquel es revestimiento acústico y estético.

Todos los solados son claros: en las circulaciones, de porcellanatto natural; en los sectores de trabajo, de vinilo, y en los despachos gerenciales, de alfombra. La gama del beige claro se utilizó en los tabiques interiores, con paramentos aislados en colores intensos, combinados con carpintería de aluminio anodizado natural y cristal laminado. La plaza seca del tercer nivel lleva un deck de madera dura y un treillage corredizo que tamiza la luz solar, bajo una cubierta de aluminio y vidrio laminado armado.

Se realizaron a nuevo las instalaciones termomecánicas y eléctricas con la flexibilidad que el nuevo uso requiere. Entre los elementos incorporados figuran sistemas de circuito cerrado de televisión, datos, telefonía, seguridad y controles automáticos.

Ficha técnica

Proyecto y dirección de obra:

Estudio Casano, Zubillaga, Poli, Arquitectos

Colaboración dirección de obra:

Arq. Gerardo Giambruni

Colaboración en proyecto:

Pablo Cóppola, Karina Bonamico, Sebastián Murillo, Vanesa Vaucheret, arquitectos

Asesores.

Estructuras:

Curutchet, del Villar, ingenieros.

Inst. eléctrica:

Estudio Grinner

Inst. termomecánica:

Ing. Germán Grinberg

Inst. sanitaria y gas:

Estudio Giarini

Inst. contra incendio:

Arq, Silvio Rasumoff

Insta. de ascensores:

Ing. Juan Bissi

Empresa constructora:

Gerlach Campbell Construcciones SA

Equipamiento de oficinas:

Tecno Sudamericana SA

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.