La nueva imagen de La Voz

El gran diario cordobés La Voz del Interior inaugura nuevas instalaciones a todo confort en Pajas Blancas; junto a las funciones de redacción y administración habrá un auditorio con 200 butacas
(0)
29 de marzo de 2000  

El caso cordobés no hace más que confirmar la acelerada actualización que se verifica en el equipamiento y organización funcional de algunos diarios del interior. En el caso de La Voz del Interior, como muestran estas páginas, se inauguran hoy importantes instalaciones de ese periódico en el complejo editorial que se levanta en Pajas Blancas.

Además de las funciones de redacción y administración, el conjunto contempla la realización de un auditorio para 200 espectadores, un comedor para 100 cubiertos y un gimnasio para uso de todo el personal de la empresa.

Al comentar los rasgos de esta nueva edificación, los arquitectos señalaron que se consideró que el conjunto formado por el sector redacción-administración con la planta impresora debería ofrecer una imagen sólida y armónica. Se aspira de ese modo a reflejar la vigencia de La Voz del Interior durante los 96 años de existencia.

Con ese fin se recurrió a volúmenes simples, sin grandilocuencias formales, en la búsqueda de una estética que vaya más allá de las modas ocasionales y se mantenga vigente durante la vida útil del nuevo edificio.

Así, los proyectistas propusieron amalgamar materiales de alta tecnología y aspecto austero (cristales estructurales, paneles de aluminio anodizado) junto con materiales de fisonomía más tradicional y vigorosa presencia en la arquitectura de Córdoba, como es el caso de los muros de ladrillos a la vista y piedra.

Las imágenes plásticas que exhibe el nuevo conjunto se completan con una interesante parquización, que incluye juegos de agua estática y en movimiento. El resultado comporta la gratificación del personal que trabajará en este complejo y, paralelamente, el regocijo de los visitantes ocasionales.

Este, vale la pena señalarlo, era uno de los objetivos que la empresa incluyó entre las premisas proyectuales por aplicar en el diseño de la nueva sede.

Eso fue interpretado por los arquitectos y a partir de hoy será verificado en el lugar por propios y extraños.

El proyecto

El edificio principal del conjunto se resuelve en dos plantas cuyo módulo estructural responde a una cuadrícula de 9 por 9 m. y muestra en el centro un vacío que permite la captación visual del espacio íntegro. A través de un lucernario ubicado sobre este vacío ingresa una luz diurna controlada que grafica la tarea de los empleados situados en la zona central de las plantas.

Hay dos escaleras y un puente central que facilitan la conexión física, complementándose con un ascensor hidráulico. El edificio del auditorio se separa del edificio principal para permitir su funcionamiento autónomo sin dependencia de las otras áreas del diario, a la vez que se preserva la seguridad del mismo.

El tema de la seguridad fue un ingrediente vital para la resolución del proyecto, incluso en lo que se refiere al movimiento de personas. Hay hasta un juego de agua (en plano inclinado) que separa las circulaciones de público y personal de la empresa.

Con el mismo criterio aplicado en el caso del auditorio, se segregó el comedor-cocina por el tipo de actividad, sus abastecimientos y desechos, y el control de servicios tercerizados.

Adosado al comedor se ubica el gimnasio para aprovechar los servicios sanitarios en forma compartida. Este conjunto tiene estructura de hormigón armado in situ .

Estructuras mixtas

Al respecto, vale señalar que el sitio donde se erige la sede de La Voz del Interior se encuentra en zona sísmica. Es por eso que las estructuras requieren un diseño especial.

Varios sectores tienen estructuras mixtas. El edificio principal tiene la planta baja de hormigón, con columnas cilíndricas, vigas y losas moldeadas en el lugar; la cubierta de la planta alta, en cambio, es metálica, con cerchas y correas de acero sobre las que se apoya una cubierta formada por dos chapas galvanizadas y lana de vidrio como aislación térmica.

Un tratamiento análogo se aplicó en el auditorio, con estructura de hormigón (foyer y depósito), y metálica para la cubierta de la sala, cuya luz libre es de 13 por 16 metros.

Para cubrir el acceso de la promenade y de las cocheras se decidió el uso de estructuras metálicas con una cubierta de policarbonato alveolar blanco translúcido.

Nombres y números

Los edificios inaugurados llegan a 4400 metros cuadrados, y, sumados a la planta impresora, totalizan 10.000.

El complejo está en Monseñor Cabrera y Bulevar de los Alemanes, Córdoba.

El estudio Federico B. Camba y Asociados SA, con el arquitecto Mario Sacco, tuvo a su cargo el proyecto y dirección. El arquitecto Julio Rivera Garat fue residente.

Asesores: en termomecánica, el ingeniero Marcelo de la Riestra; en electricidad, los ingenieros Mackinlay-Vignaroli, y en acústica, el Centro de Investigaciones Acústicas y Luminotécnicas.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?