Los nuevos programas judiciales

En un encuentro entre arquitectos y jueces se debatieron criterios innovadores
En un encuentro entre arquitectos y jueces se debatieron criterios innovadores
(0)
29 de agosto de 2001  

Organizada por la Secretaría de Justicia y Asuntos Legislativos del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, a cargo del doctor Melchor Cruchaga, se realizó el viernes último la primera jornada de diálogo entre arquitectos y jueces, tendiente a clarificar aspectos del funcionamiento de los edificios que, a partir del Programa de Reforma Judicial, se requerirán para una adecuada administración de la justicia en el futuro cercano. "El objetivo fue responder a inquietudes de arquitectos que encontraban que en cada concurso las bases eran diferentes", dice el arquitecto José Eugenio Marchisio, asesor de Cruchaga y organizador del encuentro, junto con la doctora Alicia Carr y con la colaboración, en los aspectos jurídicos, del doctor Germán Garavano, coordinador del Programa Integral de Reforma Judicial.

La idea es, a partir de las conclusiones del encuentro, redactar un nomenclador con lineamientos básicos que sirvan para la elaboración de las bases de futuros concursos, adecuándose a las nuevas necesidades de la administración de justicia y a sistemas de informatización que generarán profundos cambios en los movimientos de gente y expedientes y, por ende, en la configuración y el funcionamiento de los edificios. Este nomenclador será redactado por los arquitectos María Teresa Egozcue y Juan Manuel Llauró, junto con Marchisio.

Modificar criterios de los jueces, que ven la realidad por medio de un escrito no parece fácil para los arquitectos. Pero se estima que difundiendo los proyectos de los concursos más recientes de arquitectura judicial, los de Mendoza, La Pampa y Comodoro Rivadavia -ganados por los estudios de los arquitectos Goenaga-Morín-Moretto-Petraglia-Sánchez, Bischof-Egozcue-Vidal y Baudizzone-Lestard, respectivamente-, se obtendrá un entendimiento de los mejores resultados por obtener a partir de bases ajustadas a los programas de reforma judicial. Entonces, cada juzgado será una unidad de gestión.

Hoy, cada juez firma entre 500 y 700 expedientes por día: esta cantidad de papel se verá muy reducida con la incorporación generalizada de la informatización. Se reemplazará el expediente por el diskette; la comunicación entre juez y detenido será posible sin moverse cada uno de su sitio. Habrá elementos repetitivos: columnas de núcleos circulatorios y sanitarios, acceso. Lo demás será equipamiento móvil para que cada juez organice su espacio de la manera que lo considere necesario.

Mendoza: un caso piloto en concursos

"La resolución de los nuevos edificios judiciales -dice el arquitecto Dardo Escribano, jurado por el Poder Judicial de Mendoza del concurso para los tribunales de San Martín- está en la propuesta de cómo se organizan las estructuras judiciales para dar respuesta a la administración de justicia: éste es el punto por debatir." Pero las necesidades de cambio que se vieron en Mendoza y se reflejaron en las bases para la nueva sede judicial no son iguales en el resto de país.

Este primer encuentro dejó en claro que es preciso el aporte de los jueces para mejorar los edificios de la Justicia. En Mendoza, la reforma judicial se puso en funcionamiento con aspectos normativos de recursos humanos, físicos, tecnología y organización como estructura que responde a su tarea: administrar justicia .

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.