Patrimonio, ese tema insoslayable

(0)
27 de noviembre de 2002  

El jueves último, en la FADU-UBA, se realizó una conferencia de prensa destinada a presentar los resultados de la reunión de la Red CAS-ALFA-Patrimonio, de la que participaron representantes de Italia, España, Francia, Perú, Paraguay y la Argentina.

El arquitecto Berardo Dujovne, decano de la FADU-UBA y vicerrector de la UBA, explicó en el encuentro que "el tema de la preservación del patrimonio se instaló culturalmente en los últimos años, y que todavía están presentes las depredaciones ocurridas en las décadas pasadas".

El arquitecto italiano Mario Docci, restaurador del Coliseo romano, consideró la restauración edilicia "como una restitución a la ciudad, a sus habitantes y a los turistas, constituyéndose en una fuente de grandes recursos económicos".

En tanto, el arquitecto español Efigenio Jiménez destacó "la alta conciencia descubierta en la Argentina", y advirtió que en su propio país "la restauración peligra por la pérdida de la tradición artesanal".

Los demás arquitectos presentes -el español Manuel Lillo, el italiano Alessandro Sartor, la peruana Victoria Ramos Cebreros y la paraguaya Mabel Causarano- coincidieron también en que la conservación del patrimonio es necesaria para promover un desarrollo integral sustentable.

Programa integrador

Según el informe proporcionado por la FADU, el programa ALFA-Patrimonio es uno de los tantos que la Unión Europea elaboró para América Latina -específicamente, ALFA es América Latina Formación Académica , y tiene como objetivo la innovación en la currícula de grado y posgrado de la educación universitaria-; se creó a partir de la iniciativa del Centro de Análisis Social (CAS) y la Universitˆ degli Studi di Roma La Sapienza, que conformaron la Red CAS-ALFA para trabajar con "el patrimonio monumental como factor de desarrollo económico".

Por medio de la Red se comparten experiencias y trabajos en territorios comunes, y se intenta constituir un semillero en territorios de América latina, para establecer una relación de diálogo, intercambio y proyección hacia otras realidades.

Los representantes se reunieron por primera vez en la FADU en 1998, luego en Roma, Lima y, ahora, nuevamente aquí. El tema del patrimonio es considerado estratégico y muy importante para las ciudades de Europa y América latina; por eso hay que tener en cuenta no sólo la formación del arquitecto, sino también quién se ocupa de la gestión.

En la toma de decisiones sobre cómo integrar el patrimonio al desarrollo de la ciudad y del territorio siempre debe buscarse el apoyo de la sociedad. Esta valora la conservación del patrimonio, pero lo entiende más a partir de la significación que esos elementos pueden tener como una dimensión de la evolución de la vida. Es fundamental entonces, que el arquitecto esté capacitado para integrar la creación contemporánea al entorno construido.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.