Autos, lo mejor que se presentó en 2018

Aunque el mercado argentino fue de mayor a menor, el año pasado resultó pródigo en el lanzamiento de varios modelos que ya sea por estética, calidad, prestigio o sofisticación, se destacan aquí y en el mundo
Renato Tarditti
(0)
5 de enero de 2019  

Lotus Elise. Un pura sangre deportivo con estética cruda y salvaje
Lotus Elise. Un pura sangre deportivo con estética cruda y salvaje

Si hay algo que caracterizó al mercado argentino en 2018 fue la gran cantidad de lanzamientos de autos espectaculares, de esos que por su diseño hacen que suspiremos de deseo, o que nos liguemos una tortícolis solo para verlos pasar. Esto podría resultar un poco extraño considerando que nuestro mercado vive su mayor caída desde la crisis de 2001/2002. Pero no hay que olvidar que las proyecciones a comienzos de 2018 auguraban unas ventas récord, cercanas al millón de unidades. En un mercado proyectado tan grande, con casi nulas restricciones a la importación de vehículos, era razonable que ya desde 2017 muchas empresas pensaran que era el momento para hacer buenos negocios trayendo sus mejores ejemplares. Así, llegaron varias marcas y modelos que hacía mucho que no se veían por estas tierras, y también llegaron muy rápido novedades que se habían presentado hacía poco en sus lugares de origen.

De más está decir que pasaron cosas y la realidad se llevó puestas esas (y otras) expectativas. Pero lo cierto es que los autos llegaron y ya forman parte de la fauna automovilística argentina. Verlos salir de las concesionarias y circular por las calles será una quimera, pero cuentan a los efectos de relevar lo mejor del diseño que arribó al país durante el año que acaba de terminar.

Diseño para suspirar

Las mejores noticias por el lado de los suspiros vinieron de Italia e Inglaterra. En ninguno de los casos se trató de novedades muy recientes a nivel global, pero sí de autos realmente icónicos.

El orden puede resultar un poco arbitrario (siempre sucede cuando hablamos de estética), pero primero que nada está la llegada de toda la gama Maserati al país. La tradicional marca italiana ya estaba vendiendo algunos productos en el país, pero desde septiembre del año pasado inauguró su propio showroom en San Isidro y todos sus modelos ya están "a la vista" del público. De ellos, el que se lleva las palmas –por ser el más fiel a la historia de la marca– es el GranTurismo. El nombre mismo del auto hace referencia a una categoría de vehículos que Maserati viene ayudando a forjar desde el legendario 3500 GT de 1957. Y la idea sigue siendo la misma: lograr la combinación perfecta entre máxima deportividad, confort y elegancia. En otras palabras: clasicismo puro. El GranTurismo ya tiene casi 12 años a cuestas, pero es notable cómo este diseño del controversial Jason Castriota ha logrado atravesar todos estos años manteniendo el mismo sex appeal. Esa es una de las cosas más reconocibles del buen diseño italiano: cuando las formas están regidas por una idea clara, buenas proporciones y mucho cuidado de los detalles, no hace falta recurrir a los recursos de moda para mantenerse "moderno". Aun así, con todo lo bello que sigue siendo, las reglas del mercado se imponen y el GranTurismo pide a los gritos un reemplazante (¿será el Alfieri?) que está tardando demasiado en llegar. Del resto de la gama –además de las bellas berlinas Quattroporte y Ghibli– se destaca el SUV Levante. Uno podría pensar que un SUV es lo más alejado que hay de la idea de "Gran Tursimo" mencionada antes, pero hay que decir que los diseñadores de Maserati se las arreglaron bastante bien para "transferirle" algunos de esos dones a la apariencia del Levante. Sin duda es una de las "camionetas" más sexys que andan dando vueltas por ahí.

Maserati Gran Turismo. Fiel a la tradición de la marca, este GT resulta una exquisita combinación de deportividad, confort y elegancia
Maserati Gran Turismo. Fiel a la tradición de la marca, este GT resulta una exquisita combinación de deportividad, confort y elegancia

La otra gran noticia italiana fue el arribo de los esperados Alfa Romeo Giulia y Stelvio (un sedán y un SUV medianos, respectivamente). Indiscutiblemente ambas son bellas macchinas (como les gusta decir a los italianos); el problema es que las expectativas con Alfa Romeo son siempre altísimas. Los que esperamos de Alfa autos que marquen "un antes y un después", como el magnífico 156 (o incluso la Giulietta, para no irnos tan atrás), esta vez nos quedamos con gusto a poco.

Otro gran hito "emocional" en 2018 fue el desembarco de Lotus en la Argentina con sus modelos Elise, Exige y Evora. Los productos de la legendaria marca inglesa –pero sobre todo los dos primeros– no tienen esas líneas fluidas y sofisticadas de, por ejemplo, Porsche o Ferrari. Pero hay una buena razón: a diferencia de esas marcas, los autos de Lotus se mantuvieron como verdaderos "pura sangre" más pensados para las pistas que para el lucimiento personal. Por eso cada forma, cada pliegue y cada detalle, están diseñados para hacer más eficiente su desempeño en un circuito. Entonces, como prácticamente no hay artificios estilísticos, pueden parecer un poco crudos y "salvajes". Pero las formas generales exudan honestidad y propósito, y por eso son encantadores.

Lexus LS500. Sin nada que envidiar a los modelos más refinados, se diferencia de todos por su gran parrilla con forma de doble trapecio invertido
Lexus LS500. Sin nada que envidiar a los modelos más refinados, se diferencia de todos por su gran parrilla con forma de doble trapecio invertido

Además de la alta performance, el gran lujo es otra de las cosas que despierta más suspiros de deseo. El Lexus LS fue la novedad en el país que mejor cumplió con ese requisito. El LS es una limousina que no tiene nada que envidiarle en porte y elegancia a las grandes berlinas de lujo alemanas (Clase S, Serie 7, A8). Tiene, sí, un poderoso detalle diferencial, que es su gigantesca parrilla cromada en forma de doble trapecio invertido, que junto con unas agresivas luces en forma de flecha hacen que el frontal resulte "un poco" exagerado. En Lexus están plenamente conscientes de que un estilo tan radical puede polarizar opiniones, pero están confiados en que ese es el camino para destacarse en un nicho de mercado en el que ya no alcanza con hacer productos excelentes: tienen que ser extraordinarios.

Diseño para premiar

Con menos espectacularidad, pero con gran relevancia por lo logrado de su diseño, hubo dos novedades que ya habían recibido aplausos a nivel global: el Volvo XC40 y el Range Rover Velar (casualmente, ambos importados por la empresa Ditecar). Mucha tinta ha corrido sobre ambos productos, incluso en este mismo suplemento. Solo basta recordar que el Volvo XC40 fue galardonado como Auto del Año Europeo 2017, y el Velar tuvo varios premios por su diseño, incluido el de "Auto Más Lindo del Año" en la edición 2018 del World Car Awards.

Volvo XC40. El utilitario deportivo (SUV) de la marca sueca se lanzó en la Argentina con el aval de ser el “Auto del Año Europeo de 2017”
Volvo XC40. El utilitario deportivo (SUV) de la marca sueca se lanzó en la Argentina con el aval de ser el “Auto del Año Europeo de 2017”

Aunque sin llegar al nivel de excelencia de los dos anteriores, otro que se destacó en el terreno de los SUV premium fue el nuevo DS 7 Crossback. La marca premium del Grupo PSA eligió para su primer auto "100% propio" unas proporciones muy germanas, con el diferencial puesto en los detalles. De hecho, la marca francesa juega al límite del exceso con el uso de apliques cromados ("joyería" en la jerga) y la repetición de patrones gráficos, tanto en el exterior como en el interior. Podrá no ser del gusto de los fundamentalistas del minimalismo, pero que el auto se luce, se luce.

Diseño para usar

Como no todo tiene que pasar por la espectacularidad o la aspiracionalidad, los últimos tres destacados son autos más bien "terrenales".

El primero es el Volkswagen Tiguan All Space, que si bien por su precio se ubica cerca de la zona de alta gama, su concepción es absolutamente racional. El diseño del Tiguan expresa a la perfección su función de transporte familiar, sin esas pretensiones de "coupé deportivo", tan a la moda entre los SUV actuales. El lenguaje formal del auto es muy técnico, con predominancia de líneas horizontales, y hace buen uso (no abuso) de esos estampados de radios ínfimos que solo puede lograr del Grupo VW. El resultado es un modelo atractivo pero discreto, que expresa a la perfección el carácter riguroso y competente que siempre caracterizó a la marca Volkswagen.

Otro producto "terrenal" (bastante más que el Tiguan) que merece ser destacado es el Fiat Cronos. Dentro de las limitaciones que impone el formato de los sedanes compactos –que siempre tienden a lucir un poco "retacones" –, los diseñadores hicieron un gran trabajo. Se nota que hay muchas horas de modelado en arcilla para definir unas proporciones muy cuidadas y unas superficies vistosas, bastante esculpidas pero sin pasarse de la raya. Dentro de un segmento híper racional en el que la gente busca simplemente un medio de transporte eficiente, el Cronos es uno de los pocos que puede hacer alarde del diseño como un valor diferencial.

Kia Rio. Con su capot horizontal y discontinuo del parabrisas, el pequeño coreano rompe con la estética tipo monovolumen que reina en el segmento B
Kia Rio. Con su capot horizontal y discontinuo del parabrisas, el pequeño coreano rompe con la estética tipo monovolumen que reina en el segmento B

Por último, el nuevo Kia Rio es el punto de referencia entre los autos chicos. Fue el primero en romper con la típica silueta tirando a monovolumen que venía siendo el estándar en el segmento (Fiesta, 208), volviendo a un capot bien horizontal y discontinuo con respecto al parabrisas. Gracias a eso –y a un excelente trabajo en el resto de las proporciones– parece mucho más grande de lo que es. Un verdadero auto chico y elegante.

Diseño interior

Para no terminar hablando siempre de diseño exterior, vayan un par de novedades destacadas por lo que pasa dentro del auto.

Primero, el nuevo Mercedes-Benz Clase A, que elevó la vara de lo que se conoce como HMI, por Human Machine Interface, o "Interfase Hombre-Máquina". El Clase A hizo realidad algo que ya venía siendo anticipado por muchos concept cars: la estética tipo tablet/smartphone para la plancha de a bordo. El resultado sorprende por lo innovador, pero a la vez resulta una imagen lógica y familiar, teniendo en cuenta que los autos están cada vez más "conectados". El interior del Clase A será sin dudas una de las referencias para el diseño interior de aquí en más.

Para cerrar, un detalle de diseño/ingeniería que podría pasar desapercibido ante tanta novedad rimbombante. Es el piso totalmente plano en la parte trasera que lograron los diseñadores de Chevrolet y Honda en sus recién llegadas Equinox y CR-V, respectivamente. Es un detalle realmente sorprendente, máxime teniendo en cuenta que ambos vehículos tienen doble tracción y que por ahí debajo pasa un diferencial.

El mundo del diseño es muy amplio. A veces se manifiesta con formas exóticas y sensuales que nos vuelan la cabeza, y a veces con pequeñas ideas bien llevadas a cabo, que hacen la vida a bordo del auto mucho más confortable.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.