Cambiar la mentalidad para un tránsito mejor

El casi nulo apego por dar prioridad a los peatones
Gabriel Tomich
(0)
22 de febrero de 2020  

En una campaña actual de la Asociación Civil Luchemos por la Vida se dice con razón que la prioridad del peatón es una asignatura pendiente en nuestro país. El mismo informe aporta dos datos inquietantes: solo uno de cada 10 conductores le otorgan el paso a un peatón y que se calcula que en 2019 unas 1500 personas murieron bajo las ruedas de un vehículo.

Por pura observación diaria de los cruces peatonales de las bajadas de la autopista Gral. Paz hacia avenida Libertador tanto hacia Capital como hacia Vicente López se pueden sacar algunas conclusiones al respecto. Aunque es posible estar varios minutos parado para cruzar, tarde o temprano algún automovilista se apiadará y se detendrá para dejar paso al peatón, aunque hay que rogar que el de la otra mano de la bajada (hay dos) se detenga también.

Sin embargo, los motociclistas nunca se detienen, rara vez aminoran la marcha y, por lo general, si alguien está cruzando ven la forma de pasar por delante o por atrás sin detenerse; no son muy conscientes que atropellar con una moto a un peatón es peor que hacerlo con un auto, porque la moto no tiene ningún diseño para protección de peatones: es como una cuchilla.

Otro conflicto permanente que tienen los peatones es con los ciclistas, que tampoco nunca detienen su marcha, ni siquiera con semáforos en rojo o sobre la vereda. Quizás no vayan a matar a nadie, pero una pierna o un hueso quebrado no es nada agradable. Todos deberían pensar que el peatón es siempre el eslabón más débil de la cadena. Como conductores debemos cambiar nuestra mentalidad y ser más responsables para tener en el futuro un tránsito más previsible y seguro.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.