Salón de Madrid. Citroën C-Buggy: para arrasar las fronteras