Editorial. Cuando el uso pasa a ser abuso