Editorial. Cuando se avisa no hay traición