Cuanto más fácil, mejor

Jorge Pandini
(0)
23 de mayo de 2003  

No es infrecuente escuchar frases del estilo ahora maneja cualquiera, antes había que saber . Generalmente, es pronunciada con una ceja levantada por algún fundamentalista que reniega de los controles de tracción, de frenado, de estabilidad y de las cajas automáticas.

Tuve, y tengo, la suerte de manejar autos de todos los precios, tamaños, potencias y tecnologías. Y mi respuesta es, y será, cuanto más fácil, mejor. Bienvenido todo lo que nos permita viajar más seguros.

Obviamente, en estas discusiones de café hay un capítulo excluyente: caja automática, ¿sí o no? Respeto todas las opiniones, pero mi respuesta es sí. Prefiero un modelo con ABS, airbags, controles de tracción y estabilidad, y caja automática.

¿Fundamentos? En 1997 disfruté en Suecia de una experiencia inolvidable. Viajé para el lanzamiento mundial del Saab 9-5 y además de testear el nuevo modelo pudimos manejar todos los autos del museo sueco.

En ese fantástico viaje en el tiempo pasamos, en cuenta regresiva, del Saab 9-5 (1997) al 9000 (1984); después al modelo 900 (1978), al Saab Sonett III (1970) , al 96 (1960) hasta llegar al legendario Saab 92, el primero en fabricarse en serie desde diciembre de 1949.

Con todos recorrimos el mismo circuito de 3 kilómetros por rutas de la campiña sueca. Obviamente, el (en aquel momento flamante) 9-5 nos permitió recorrerlo rápido y seguros.

Pero a medida que pasábamos a un modelo más viejo, los volantes se hacían más grandes y finitos, las palancas de cambio más largas, los asientos más incómodos y los tableros más incompletos. Cuanto más antiguos (pero todos como recién salidos de fábrica), doblaban con más dificultad y a pesar de ir mucho más lentos se necesitaban distancias cada vez más largas para frenarlos.

Cada uno fue el mejor en su momento, y todos contribuyeron a la bien ganada fama de seguridad que ostenta la marca. Pero, amigos, les aseguro: llegar a las curvas era implorar que el auto doblara.

Si está al alcance de su bolsillo no lo dude, cuanto más fácil de manejar y más seguro, mucho mejor.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.