Dummies: los mejores amigos del hombre tienen esqueletos de acero

Jorge Pandini
(0)
23 de abril de 2004  

Tanto en los Estados Unidos como en Europa, los crash test frontales utilizan el Hybrid III, un tipo de dummy construido con esqueletos de acero y gomas especiales que simulan los músculos y la piel del cuerpo humano. Además cuentan con una batería de instrumentos que incluyen acelerómetros, sensores de carga y de movimiento.

La EuroNCAP, la institución europea asociada a la Federación Internacional del Automóvil (FIA), utiliza, además, para los crash test laterales el dummy EuroSID II, diseñado específicamente con objeto de evaluar ese tipo de choques.

Pero los dummies tienen su propia historia. Luego de estudios en los que utilizaban cadáveres e incluso animales antropomórficos como chimpancés, que resultaban insuficientes para recabar información concluyente, el Alderson Research Labs (ARL) Sierra Engineering fabricó, en 1949, un dummy para realizar pruebas aeroespaciales, que cariñosamente llamaron Sierra Sam.

Le siguió poco tiempo después Gard dummy, otro muñeco desarrollado por la fábrica de aviones Grumman y los laboratorios Alderson, que también fueron usados en incipientes estudios de colisiones de automóviles. Entre ellos, los efectuados, durante 1950, en la base Hollaman de la fuerza aérea norteamericana.

Ya específicamente construidos para el área automotriz, en 1971 surgió el Hybrid I, un dummy hombre percentil 50 (una medida estadística que indica que el muñeco representa el promedio exacto de las características físicas de los varones de todo el mundo), que estandarizó los diseños previos de ARL y Sierra.

Un año más tarde se presentó el Hybrid II, una evolución del anterior, pero con significativas mejoras en los hombros, la espina dorsal y las rodillas, además de una captura de datos superior.

En 1973, la National Highway Transportation Safety Administration (Nhtsa) contrató a General Motors para incrementar el desarrollo del Hybrid II. El resultado llegó en 1976 con la introducción del Hybrid III, que aún se utiliza.

Entre 1979 y 1987, la Nhtsa contrató a la Universidad de Michigan para diseñar un nuevo tipo de dummy, especial para recabar datos en colisiones laterales: el SID (Side Impact Dummy).

En este camino, en 1995 la empresa First Technology Safety Systems, como subcontratista de la Nhtsa, creó la segunda generación del SID, del tamaño de un adolescente.

Basados en todos estos modelos se desarrollaron también otros dummies más específicos, como los que simulan a mujeres y niños.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.