Editorial. Entre los diésel y los eléctricos