Familiar de estilo refinado

Se presentó en la Argentina el Rover 75 Tourer que ofrece espacio y gran nivel de equipamiento
Jorge Pandini
(0)
29 de diciembre de 2001  

Hemos asistido a muchísimas presentaciones de automóviles. La mayoría de ellas han sido espectaculares. Se han utilizado desde hipódromos hasta autódromos, sin olvidar hangares y hoteles de lujo.

Pero ésta ha sido distinta. ¿El auto?El nuevo Rover 75 Tourer. ¿El lugar de la presentación? Los jardines de la embajada británica en la Argentina. ¿El anfitrión? El mismísimo embajador, sir Robin Christopher, que fue el encargado de dar la bienvenida a los invitados especiales haciendo gala de un excelente español y un gran sentido del humor.

Estaban presentes los responsables de Rover MG Argentina y representantes de la empresa especialmente llegados desde Inglaterra.

El marco fue muy apropiado para mostrar por primera vez un vehículo que conjuga estilo señorial, gran nivel de equipamiento y espacio para disfrutar con toda la familia.

Pocos meses pasaron desde su debut en Europa hasta su llegada a la Argentina, con la cual se completa la familia de Rover, junto a los modelos 25, 45 y 75 sedan.

Esta versión familiar llega con tres versiones de motorización. Los usuarios pueden elegir entre un turbodiesel de 2 litros, inyección directa common rail y 116 CV; un V6 naftero de 2 litros y 150 CV, y el top de la gama, que es un V6 de 2.5 litros y 177 CV.

Espacio para todos

Con esta versión, Rover ingresa en el segmento top de los station wagon.

Se trata de un vehículo de gran espacio interior con soluciones prácticas en el área de carga posterior.

Como sus hermanos tricuerpos, mantiene una línea clásica y un diseño sobrio y elegante, lo que seguramente le permitirá mantener su atractivo a lo largo de los años.

En su frente conserva las dobles ópticas redondeadas y pequeñas, la parrilla trapezoidal, con elementos horizontales enmarcada por un perfil cromado, y el musculoso paragolpes, que integra el spoiler donde se ubica la toma de aire.

Su perfil se caracteriza por la cintura alta y la principal diferencia está en el remate, ya que en lugar del baúl del tricuerpo el techo declina suavemente para terminar en un portón posterior de líneas curvas.

Este remate sutil hace del Tourer un automóvil estéticamente atractivo, algo que no es fácil de lograr con las versiones station wagon derivadas de tres volúmenes.

Pero además de cuidar la belleza, los diseñadores desarrollaron un sistema muy prático a la hora de cargar cosas, ya que la luneta se puede levantar sin necesidad de abrir todo el portón, lo que es posible, por supuesto. Ese espacio trasero ofrece una gran capacidad de carga y una disposición lógica para la rueda de auxilio, a la que se accede fácilmente sacando una una tapa bajo la cual también es posible guardar objetos.

La capacidad de carga de la parte posterior es de 680 litros, que se extiende a 1222 con los asientos traseros rebatidos.

En todo lo demás, la línea Tourer comparte los aciertos del modelo de cuatro puertas.

El equipamiento de serie es alto e incluye llantas de aleación, manijas cromadas, espejos color de la carrocería, techo eléctrico, rieles para barras portaequipaje y suspensión trasera ajustable.

Respecto del interior, también comparte las virtudes de los otros modelos. La posición de manejo es muy buena, ayudada por las posibilidades de regulación en altura y lumbar de la butaca del conductor y del sistema para ajustar la columna de dirección en profundidad y altura.

A la hora de pensar en el confort, ofrece climatizador automático, ventilador con cuatro velocidades, salidas de calefacción para los pasajeros que viajan en los asientos traseros, equipo de audio de alta fidelidad con 6 parlantes y detalles de cuero en volante y selectora de cambios.

En el rubro seguridad dispone de todos los sistemas esperables en un auto de lujo. Al doble aribag delantero, airbags laterales y cinturones de tres puntos con pretensionadores se le suman los frenos con ABS y distribución electrónica de presión de suma eficiencia, que logran detener el auto sin inconvenientes en distancias cortas.

Tiene carrocería de deformación programable, barras de protección lateral, antinieblas delanteros y traseros, apoyacabezas, tercera luz de stop, alarma e inmovilizador de motor.

Gran andar

El Tourer, con motor transversal y tracción delantera, tiene suspensiones con un grado de dureza muy equilibrado, que le otorga comodidad en la ciudad y gran estabilidad en la ruta, donde saca a relucir todas sus virtudes.

Ese buen comportamiento dinámico, ayudado por una dirección correctamente asistida, que le permite ofrecer excelentes prestaciones, se combina con un muy buen nivel de insonorización, que hace del viaje una experiencia placentera.

En conclusión, el Rover 75 Tourer es una muy buena propuesta de acertada relación costo-producto, ya que el rango de precios empieza en 42.300 pesos. Se trata de un automóvil pensado para las familias que buscan un vehículo seguro, bien equipado, de gran andar y mucho espacio.

Novedad: Rover 75 Tourer

  • Presentación mundial: julio de 2001
  • Presentación en la Argentina: diciembre de 2001
  • Lugar de producción: Inglaterra
  • Importador oficial: Cobel Comercio Exterior (02229) 49-5050
  • Precio: US$ 42.300
  • Garantía: 1 año sin límite de kilometraje
  • ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.