Importaciones y mercados negros

Gabriel Tomich
(0)
28 de febrero de 2015  

La historia es conocida, pero sigue vigente. Hace pocos días, un compañero me refirió, tomándoselo con humor durante el relato (pero me imagino su bronca e impotencia en el momento), la experiencia de levantarse para empezar un día especialmente ajetreado y encontrarse, al salir de su casa, con la triste novedad de que a su vehículo le faltaba una rueda.

Arremangarse, levantar el auto, calzar la rueda de auxilio, utilizar un bulón de cada una de las otras para armarla… Al diablo con la planificación de su día y con unos buenos pesos (que afortunadamente en su caso le cubrió el seguro).

Más fortuna tuvo todavía en conseguir en poco tiempo el neumático de la marca y la medida correcta, más la llanta correspondiente. No todos los que sufren el robo de sus neumáticos son tan afortunados. Porque no siempre es fácil (a veces resulta imposible) obtener la rueda en el mercado de reposición debido, simplemente, a que no hay en el país. No se fabrican aquí y son difíciles de importar (las trabas no existen en los papeles, pero sí en la práctica). Precisamente por eso se roban los neumáticos de varias medidas (por lo general de 17" o más) y de marcas que son estándar de fábrica para algunos modelos.

No hay que ser economista para darse cuenta de que si un bien es escaso, y el abastecimiento no se produce mediante la economía en blanco, lo más probable es que se genere un mercado negro, que incluye el robo y la venta clandestina de ese bien.

La economía de un país no debe ser un tema sencillo de manejar. Las decisiones que toman las autoridades responsables deben tener razones o motivos que quizá sean loables, pero que a veces tienen consecuencias indeseables, al menos para una parte de la población.

Las mencionadas trabas a la importación de varios insumos, por ejemplo, es una de esas decisiones. Defender la industria nacional es muy loable, pero las normas deben tener la flexibilidad suficiente para cubrir las necesidades de todos los usuarios, sin dejar espacios para crear mercados negros que alientan los robos y la violencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.