Interiores cálidos para viajar con más confort

El correcto funcionamiento depende del mantenimiento adecuado de todo el sistema
(0)
9 de mayo de 2003  

Con la llegada de las bajas temperaturas, la mayoría de los automovilistas agradece disponer de un sistema de calefacción.

Su correcto funcionamiento depende de las revisiones periódicas indicadas en el manual del usuario o las realizadas cuando un coche no ha sido utilizado con regularidad.

El sistema incluye, principalmente, el radiador, las mangueras, un núcleo central y los controles instalados en el tablero desde donde se opera.

Cuando alguno de esos elementos se desgastan o deterioran, deben ser cambiados.

Desde el tablero de control se selecciona entre el mínimo y un máximo de temperatura, la velocidad de los ventiladores y los lugares por los que se prefiere que salga el aire caliente, que puede estar orientado hacia los pies, el cuerpo o el parabrisas.

Los daños que se presentan con mayor frecuencia son los del núcleo central de calefacción, ya que puede producirse alguna pinchadura en su estructura y dejar pasar el agua hacia el interior del vehículo.

También pueden dañarse los grifos o alguna manguera averiada que puede rajarse o romperse.

El tiempo de la instalación de los repuestos varía según la pieza que deba cambiarse.

Por ejemplo, reemplazar la bomba de agua demanda entre 1 y 2 horas, mientras que el núcleo central de la calefacción lleva todo un día de trabajo.

Algunos utilitarios disponen de un sistema adicional para calefaccionar un espacio mayor (todo el interior) y la instalación demanda dos días.

No olvidar

  • Radiador
  • Debe mantenerse limpio y sin obstrucciones

  • Agua
  • Es recomendable agregar líquidos refrigerantes

    Fuentes consultadas: Argentina Service Integral, Avda. San Juan 4027, (011) 4922-2418; De Nile , Cnel. Ramón Lista 5280, (011) 4568-0533; Station 980 , Avda. Warnes 980, (011) 4854-2108; Casa Ciar , Avda. Juan B. Justo 3342, (011) 4581-2326.

    ADEMÁS

    MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.