La evolución del guerrero

La nueva Jeep Cherokee 2002 es un vehículo 4x4 totalmente renovado en su exterior e interior
La nueva Jeep Cherokee 2002 es un vehículo 4x4 totalmente renovado en su exterior e interior
(0)
22 de junio de 2002  

Con el Jeep Cherokee 2002, DaimlerChrysler realiza una fuerte apuesta en el mercado de los todoterreno, ya que el flamante vehículo tiene la nada fácil tarea de sustituir la versión Classic, un tradicional 4x4 de Jeep, que por su éxito y a pedido de los usuarios de la marca no había sufrido modificaciones.

Ahora la marca rompió el molde, ya que el Cherokee 2002 es una propuesta totalmente nueva por fuera y por dentro, tanto que en otros mercados hasta cambió el nombre y se llama Liberty.

Respecto de su antecesor, el nuevo Cherokee es más grande y también es alrededor de 400 kg más pesado. La transmisión no varía mucho, aunque sí tiene cajas de cambio manuales y automáticas, que hasta ahora no tenía.

Tomamos contacto con la versión más potente, la V6 de 3.7 litros de 211 CV, equipado con caja automática.

El nuevo Cherokee tiene un aire similar al del Wrangler y se acerca mucho al prototipo Jeepster mostrado hace unos años en el Salón de Detroit. El dibujo muestra líneas redondeadas en todo su exterior con un capot lanzado, los guardabarros prominentes, los faros redondos y la parrilla del radiador con siete aberturas verticales.

Todo esto, más el saliente y voluminoso paragolpes, que continúa hacia atrás con los fenders, le otorgan una bella imagen, que transmite una sensación de un vehículo aguerrido y atlético.

Tiene cuatro puertas laterales y un portón trasero que se abre lateralmente con una luneta que bascula hacia arriba en forma automática. Pulsando el botón específico del mando a distancia se abre sólo la luneta y accionando el tirador de la puerta se abren ambas cosas a la vez. Al abrirlo se revela un baúl de piso liso práctico y fácil de cargar, ya que ahora la rueda de repuesto está montada en el exterior de la puerta trasera. Tiene una capacidad de 821 litros, que se puede ampliar hasta los 1950 con los asientos traseros rebatidos.

Mecánica. El motor tiene un funcionamiento suave y si bien no impresiona por su empuje, la fuerza se libera en forma progresiva y constante. A pesar de que cuenta con 211 CV, el peso en orden de marcha (1850 kg) y las largas relaciones de caja le juegan en contra para mostrarse más dinámico y para el consumo, que es uno de los puntos más débiles, con un promedio de 14,6 litros/100 km.

La caja automática de gestión electrónica tiene cuatro velocidades, cuenta con el nuevo sistema de tracción total, denominado Select Trac, que tiene un diferencial central que permite utilizar el vehículo con tracción a las cuatro ruedas en todo momento con un reparto de la fuerza del motor del 48/52% entre los ejes delantero y trasero, esto se realiza por intermedio de un selector que se encuentra junto a la palanca de cambios, para engranar la tracción a las cuatro ruedas de forma manual.

El Cherokee no cuenta con el bloqueo manual de diferencial trasero, algo muy útil para ganar tracción cuando una rueda trasera queda en el aire.

Comportamiento dinámico. En la presentación internacional realizada en el continente africano, donde La Nación estuvo presente, los responsables de la marca pusieron énfasis en diferenciarla de las denominadas 4x4 urbanas, explicando que este vehículo es un todoterreno capaz de enfrentar duros desafíos. En nuestras pruebas y en las realizadas en aquel momento por mi compañero Gabriel Tomich, pudimos comprobar la verdad de esa afirmación, ya que la camioneta se desenvuelve muy bien en los compromisos off-road, sobre todo en los recorridos trialeros, en los que son muy bienvenidos los largos recorridos de las suspensiones y los cortos voladizos que le dan buenos ángulos de ataque y salida.

El único defecto es el elevado diámetro de giro, que llega a los 12 metros y que no lo hace muy maniobrable, sobre todo en el uso urbano.

En el tránsito de la ciudad y en la ruta se desenvuelve muy bien, y la estabilidad en las curvas es elevada, aunque la configuración blanda de las suspensiones más el largo recorrido hacen que se acentúe el balanceo de la carrocería (rolido) al iniciar la maniobra.

Seguridad. En este sector tiene dos puntos mejorables: el primero es la escasa visión hacia atrás por el retrovisor central, que está penalizado por los reposacabezas traseros. El otro es el sistema de frenos y no por su eficiencia, que es alta tanto en el asfalto como fuera de el. Si bien tiene ABS de serie y repartidor electrónico de la fuerza de frenada, es criticable que en un todo terreno de su precio se sigan utilizando frenos de tambor en las ruedas traseras.

Luego cuenta con airbags frontales y de cabeza delanteros, cinturón del conductor con pretensor pirotécnico (el del pasajero no). En las plazas traseras hay cinturones de seguridad de tres puntos y reposacabezas regulables en altura.

Confort y equipamiento. El interior tiene una presentación muy atractiva. Los mandos están correctamente dispuestos y todo parece al alcance de la mano, con excepción de los levantacristales (con one touch para bajarlos), que están situados en la consola central. A nuestro gusto, siempre es mejor cerca del apoyabrazos. Puede ser una cuestión de costumbre, pero en toda la semana que lo manejamos se hizo engorroso accionarlos sin sacar la vista del frente, ya que no es difícil confundirse y bajar otra ventanilla, la de atrás, por ejemplo.

Los relojes de la instrumentación con fondo blanco son bonitos y fáciles de visualizar. El puesto de conducción es cómodo y, gracias a las regulaciones eléctricas de altura, distancia e inclinación (el respaldo tiene reglaje manual), más la posibilidad de modificar en altura el volante, es muy sencillo encontrar una posición de manejo relajada.

El habitáculo es grande, aunque sigue siendo mejorable el acceso a las plazas traseras, ya que las puertas son algo pequeñas y se abren poco. Se destaca la altura al techo y la anchura, que permite hasta cinco adultos. El asiento trasero ofrece desahogo a sus tres posibles ocupantes, aunque el pasajero central ve condicionado su confort por el abultamiento del túnel de transmisión que hay en el suelo.

El equipamiento es muy completo y tanto las terminaciones como los materiales utilizados son de alto nivel. Todo está pensado para entregar una alto confort a bordo.

Prueba: Cherokee 2002

  • Presentación mundial: septiembre de 2001
  • Presentación en la Argentina: enero de 2002
  • Lugar de producción: Toledo, Estados Unidos
  • Importador oficial: DaimlerChrysler Argentina SA.
  • Atención al cliente: 0800-333-7070
  • Precio: US$ 41.800
  • Garantía: 2 años o 50.000 kilómetros
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.