Historia. La Matchless G50, otra vez en el podio