Salón de Francfort. Los híbridos ganan lugar en las marcas europeas