Opinión. Mucho más que un símbolo