Editorial. No hay duda, somos campeones