Objeto de deseo

Manejamos en Brasil la segunda generación del exitoso modelo del óvalo; habitabilidad, gran equipamiento y mecánica probada para posicionarse ahora entre los SUV compactos
Gabriel Tomich
(0)
11 de agosto de 2012  

NATAL.– En 2003, Ford captó una aspiración de muchos usuarios: tener un SUV. Claro que la mayoría de ese público carecía del dinero para comprar uno. La propuesta del óvalo fue el EcoSport, modelo basado en la plataforma del Fiesta, con carrocería y conceptos similares a los de un utilitario deportivo, que cubría esa aspiración. El EcoSport fue un éxito rotundo en el Mercosur (700 mil unidades producidas y 161 mil patentadas en nuestro país). Hasta el punto de crear un segmento, el de los modelos aventureros.

El mundo cambió. China, la India y otros países emergentes demandan hoy nuevos vehículos. En esta coyuntura, Ford lanzó en esta simpática ciudad costera del nordeste brasileño la segunda generación del EcoSport que, por concepto, diseño, escala global y construcción, es un legítimo SUV compacto.

Desarrollado en Brasil por un equipo multinacional de 800 ingenieros y diseñadores, el proyecto EcoSport II comenzó hace 4 años, con objeto que el modelo se produzca en cuatro países (Brasil, la India, China y Tailandia) para abastecer cien mercados alrededor del mundo.

El flamante EcoSport, que llegará al mercado argentino en el último trimestre de este año, está diseñado sobre la nueva plataforma para vehículos del segmento B de Ford y sigue las líneas del exitoso concepto Kinetic Design de la marca del óvalo.

El resultado es un modelo de líneas modernas, de rasgos ágiles y deportivos que, junto a una cuidada aerodinámica (Cx 0,365), le confieren una atractiva estética SUV. En estas líneas exteriores sólo quedan como contactos con la generación actual el formato de la luneta y la rueda de auxilio en el portón.

El diseño interior sostiene el aspecto moderno del exterior mediante líneas redondeadas y fluidas a lo ancho del habitáculo, que incluye una consola al estilo de un smartphone, más pantalla color de 3,5" para visualizar las funciones de audio y conectividad que, dicho sea de paso, se concentran en el sistema Sync, con comandos de voz, desarrollado en conjunto por Ford y Microsoft.

Estética de rasgos ágiles y deportivos en sintonía con los conceptos Kinetic Design, en la segunda generación del Ford EcoSport
Estética de rasgos ágiles y deportivos en sintonía con los conceptos Kinetic Design, en la segunda generación del Ford EcoSport

Más allá de gustos estéticos, la primera impresión favorable es la calidad percibida en el habitáculo. Buenos materiales, plásticos y terminaciones bien hechas marcan un salto cualitativo muy grande respecto del EcoSport actual. La segunda es la generosa habitabilidad, en especial para los pasajeros traseros, que disfrutan de mucho espacio para las rodillas y una relajada postura por la reclinación del asiento en tres posiciones. En resumen, cuatro adultos pueden viajar muchos kilómetros con comodidad.

A la Argentina llegarán unidades con cuatro niveles de equipamiento (S, SE, FreeStyle y Titanium), tres motorizaciones, dos nafteras y una turbodiésel, con transmisiones manuales (5 y 6 marchas) y automática (6 velocidades), y tracción 4x2. Para 2013 quedará la versión 4x4, que se lanzará en Brasil en diciembre.

Nivel superior

Los motores nafteros del nuevo EcoSport son conocidos. Se trata de los propulsores Sygma 1.6 (equipa al Fiesta KD y Focus) de 110 CV y el Duratec 2.0 de 143 CV, proveniente de México. En tanto, la versión diésel traerá un nuevo motor 1.5 TDCi, de origen europeo, de 90 CV.

Aunque breve, el test drive permitió percibir un muy buen balance de las suspensiones, lo que se traduce en un comportamiento dinámico solvente y un confort de marcha destacado. Obviamente, el motor Duratec 2.0 le cae mejor por su plus de potencia, pero el Sygma 1.6 resulta adecuado para el tránsito urbano (donde se recorren más kilómetros), y ofreciendo menor consumo a velocidad de crucero en ruta.

Líneas redondeadas y fluidas en el diseño del tablero y la consola
Líneas redondeadas y fluidas en el diseño del tablero y la consola

El equipamiento básico S incluye muchos elementos: luces diurnas LED, ABS en las cuatro ruedas, airbags frontales, dirección con asistencia eléctrica (impecable, además ahorra combustible), sistema Sync con pantalla (audio, Bluetooth, entradas USB y iPOD, central de mensajes), pack eléctrico (elevacristales delanteros y espejos), cierre centralizado, llantas de 15" y ganchos Isofix.

A esto, el equipamiento SE suma barras de techo, luces antiniebla y el paquete de ayudas electrónicas Advance-Trac con asistente de arranque en pendiente (HLA), control de estabilidad (ESC) y de tracción (TCS), y distribuidor de frenado (EBD). El Freestyle agrega llantas de 16", sensores de estacionamiento, computadora de viaje, espejos con luz de giro. En tanto, la línea full Titanium incorpora airbags laterales y de cortina (6 en total), sistema Keyless (apertura de puertas y arranque), climatizador automático y tapizado de cuero (versiones con motor 2.0). En suma, un equipamiento muy completo. Ford no informó los precios. La garantía será de 3 años o 100.000 kilómetros, adecuada para confirmar al nuevo EcoSport como una opción insoslayable entre los SUV compactos y los modelos aventureros.

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.