Editorial. Proteger la vida de los jóvenes