Salón de Fráncfort, cielo con nubes para la industria automotriz

Las normas antipolución de la Unión Europea ponen en jaque a los fabricantes
Gabriel Tomich
(0)
14 de septiembre de 2019  

Vientos complicados parecen soplar sobre la industria automotriz de todo el planeta. Más allá de la caída en las ventas en el primer semestre (-5%), en especial por la desaceleración del empuje en China (que tenía a todos muy contentos), el problema pasa por otro lado: cumplir con las exigentes normas antipolución que la Unión Europea impondrá a los automóviles nuevos desde 2020. Estos deberán emitir en promedio (entre todas las gamas) menos de 95 g/km de CO2. El incumplimiento implica multas de miles de millones de euros.

Tras la caída en desgracias de los automóviles con motores diésel y el crecimiento de los SUV con propulsores nafteros, ¿cuál es la solución? Más vehículos 100% eléctricos y/o híbridos. Pero toda esta tecnología está en los comienzos de su desarrollo (no son pocos los fabricantes que recién andan por sus primeros prototipos y otros lanzando sus modelos iniciales de serie); por lo tanto, es cara. El precio al consumidor es más oneroso todavía y la inmensa mayoría de los compradores no tiene aún una muy buena impresión de los eléctricos en cuanto a practicidad y autonomía. Sin olvidar que los puntos de carga rápida son escasos en todo el mundo.

En ese contexto, una vez más, son muchas las marcas ausentes en Fráncfort 2019: el grupo FCA (Alfa Romeo, Fiat, Chrysler, Jeep, etcétera), Mazda y el gigante Toyota (que coinciden: "adoptamos ir a un solo gran salón europeo y ese es Ginebra"), el grupo PSA (Peugeot, Citroën y DS), Nissan, GM y no pocas marcas de lujo y deportivas como Jaguar y Aston Martin tampoco están.

Igual, aunque siempre hay modelos que brillan en los stands, el cielo pinta encapotado en los próximos años para la industria automotriz de todo el planeta.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.