Seguridad vial: claves para manejar de forma más segura en la ruta

Todos compartimos el mismo camino; por lo tanto, la forma más práctica de viajar con seguridad por la ruta rumbo a las vacaciones es adoptar hábitos de conducción que pemitan dominar el entorno de circulación
Jorge Omar Del Río
(0)
17 de diciembre de 2016  

Las manos siempre firmes sobre el volante
Las manos siempre firmes sobre el volante Fuente: LA NACION

El viaje inicia las vacaciones; por lo tanto, lo mejor es hacerlo manejando de forma descansada, segura y sin sobresaltos. Y esto comienza desde la forma en la que todos van sentados en el vehículo. En cuanto a la posición de manejo, lo conveniente es asegurarse de tener cierta distancia con el volante y con los pedales que permita que los miembros estén en flexión aún en el momento de mayor estiramiento. Las piernas deben oprimir a fondo los pedales teniendo todavía algo de flexión en la rodilla y los brazos deberían girar media vuelta sin despegar la espalda del asiento. Si no, trabajan los músculos dorsales y se produce fatiga a lo largo del viaje. No son convenientes posiciones muy recostadas o muy erguidas porque causan cansancio y éste desconcentración. Consejo: tenga los neumáticos bien balanceados, porque una cubierta que va vibrando todo el tiempo aumenta el cansancio.

Postura. El Profesor Del Río nos muestra la posición de manejo correcta
Postura. El Profesor Del Río nos muestra la posición de manejo correcta

Hay que asegurarse de que no viajen más personas (adultos y niños), que la cantidad de plazas del vehículo para que todos vayan correctamente sentados y sujetos con el cinturón de seguridad abrochado. En vacaciones es frecuente y peligroso transgredir esto: todos se cansan mucho más y si llegara a suceder una salida del camino, un choque o un vuelco las consecuencias serán más graves. Las familias deben prestar mucha atención a cómo sientan a los niños, con los suplementos para su tamaño (SRI u otros) y bien sujetos.

Es bueno parar cada no más de dos horas. Una detención de 10 minutos no sólo es buena para el que conduce, sino también para los acompañantes que suelen sufrir mareos, especialmente los que van atrás. Esto ayuda a recuperar el equilibrio del organismo, que se altera sobre todo si hay muchos desplazamientos laterales (caminos de montaña o con muchos curvas).

El equipaje, en el baúl

La carga debe ir dentro del auto, sin superar la capacidad máxima, y estar bien estibada: ponga lo más pesado en el fondo del baúl, cerca del centro del auto. Eso ayuda a la estabilidad direccional (rectas) y al comportamiento en las curvas.

Las cargas en el techo deberían ponerse sólo en contenedores con sujeciones adecuadas a la carrocería. Cuando se carga sobre el techo, la sujeción puede ser buena con el vehículo detenido, pero quizás no a velocidad de ruta por la fuerza del viento. Las cargas en el techo deberían ser además lo más livianas posible. Una carga pesada en el techo modificada el centro de gravedad, lo que produce que el auto no reaccione a como estamos habituados. Así, todas las maniobras que se hagan deben considerar esa nueva realidad: más inclinación (y más violenta) al doblar, mayor tiempo para frenar y que se tendrá menos aceleración.

Líneas que ayudan

Las líneas demarcatorias de las rutas están creadas para ayudar a los conductores a determinar cuáles son las zonas convenientes para cambiar de carril. La línea punteada a nuestra izquierda es la que permite pasar a la mano contraria, mientras que la línea fija dice que no se puede cruzar. No en vano están colocadas antes de las curvas y de las pendientes.

Fundamental informar de los cambios de carril
Fundamental informar de los cambios de carril Fuente: LA NACION

Los sobrepasos son una cuestión de actitud, de decisión, no de destreza conductiva. El conductor debe asegurarse de no iniciar una maniobra de sobrepaso si no tiene la absoluta certeza de que va a poder completarla sin inconvenientes. El que viene de frente también lo hace rápido… Un viaje tranquilo tiene mucho que ver con los hábitos, actitudes y decisiones que se toman.

Usar bien las luces

Es muy importante el uso adecuado de las luces, que tienen dos objetivos: ver mejor y que nos vean. Antes de salir es vital asegurarse de que el vehículo tenga todas las luces en condiciones: adelante, atrás y las que señalizan los movimientos laterales, que son las únicas que se tienen para avisarle al resto del tránsito qué se está intentando hacer.

En el uso de las luces se debe comprender que lo que hacemos impacta en el que viene de frente. El uso de la luz alta en vías de doble circulación genera riesgos: encadila y no le permite al otro tener certeza de a qué distancia estamos. Alternar las luces altas y bajas con cierta frecuencia le da al conductor que viene de frente mejor información.

Muchos conductores dejan las luces altas encendidas con el auto estacionado en la banquina. Esto es muy confuso para los que vienen de frente. Si se detiene, deje las luces reglamentarias y coloque las balizas. Las luces nos permiten enterarnos antes de lo que está por ocurrir y la anticipación es la mejor herramienta para conseguir mayor seguridad. Saber antes lo que se quiere o se va a tener que hacer da tiempo para realizar maniobras con tranquilidad y sin sorpresas.

Guardar distancia para frenar

Hay una regla de seguridad internacional que dice que no se debería circular a menos de dos segundos del vehículo que nos precede. En realidad es una medida de distancia relacionada con la velocidad de circulación. A velocidad de ruta, dos segundos son 45 metros. Esto raramente se respeta en nuestro tránsito.

Así, es recomendable por lo menos elegir detrás de qué vehículo aceptamos quedarnos a menos de dos segundos. Sí, si el vehículo que nos precede es del mismo tamaño y con vidrios translúcidos, para ver a través de ellos a mayor distancia. No, si el vehículo que nos precede impide la visión por tamaño o por tener vidrios polarizados; en este caso, intentar conservar los dos segundos.

Durante el frenado, las dos manos en el volante y presión uniforme sobre el pedal
Durante el frenado, las dos manos en el volante y presión uniforme sobre el pedal Fuente: LA NACION

Éstos darán el tiempo de reacción que nos permita frenar antes que los de adelante se detengan por completo. En la ruta se debe mirar siempre lo más adelante posible para tratar de enterarse qué va a ocurrir. Con esa anticipación uno puede comenzar una maniobra preventiva con tiempo.

Para frenar, las dos manos en el volante para ayudar a mantenerse recto y presión adecuada y uniforme sobre el pedal hasta detenerse. No pisar suave al principio para luego hacerlo bruscamente. Recién a baja velocidad pise el embrague para que no se detenga el motor, no antes. Así, el auto se detendrá en menos metros y sin sobresaltos. No trate de hacer rebajes, sólo le causarán distracción.

Velocidad promedio

La velocidad de circulación es muy importante. Hay quienes circulan muy despacio en las rutas. Por ejemplo, si la ruta es de 120 km/h de máxima, lo recomendable es ir al menos a 90 km/h. No es bueno ir a 60 km/h buscando seguridad, porque se genera mucho riesgo: el resto del tránsito se encuentra con un objeto casi detenido.

Es fundamental ir siempre atento al entorno de circulación y la forma más práctica de buscar seguridad es incorporarse a la velocidad promedio del flujo del tránsito. A ese ritmo difícilmente se encuentre con situaciones complicadas.

Respetar las velocidades máximas, fundamental
Respetar las velocidades máximas, fundamental

En autovías, hay que circular por la derecha, el carril izquierdo es de sobrepaso, pero se debe hacer correctamente la maniobra de cambio de carril. Primero hay que mirar por el retrovisor para comprobar que no venga nadie por el carril. Después, colocar la luz de giro sin cambiar de carril y luego iniciar el cruce hacia la otra mano.

El manejo en ruta es un tema de actitud, de toma de decisiones y de no perder la paciencia.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.