Editorial. Tener la cabeza bien apoyada