Opinión. Un Cromagnon cada 10 días