Un elemento indispensable para evitar la corrosión

Son de plástico epoxi impermeable y hay medidas para todos los vehículos
(0)
15 de diciembre de 2001  

Los guardabarros son una de las partes más afectadas por la corrosión, pues acumulan barro, arena y humedad, además de recibir golpes de piedras y retener sustancias perjudiciales (cloro de las piletas y químicos residuales de las industrias), que deterioran el plastificado original.

Estos factores hacen que el sellador se deteriore y la chapa queda al descubierto; por ahí es donde comienza la corrosión. Para evitarla, el mercado ofrece protectores especiales. Son una estructura plástica que se ubica entre la chapa original del auto y la zona donde la rueda tira las impurezas.

El producto viene premoldeado para cada auto y la colocación se realiza en una hora. Para fijar el protector a la pestaña del guardabarro se usan remaches de aluminio. Una vez colocado, se procede a cortar y lijar el sobrante en la zona exterior; posteriormente se imprime el sellador, que repele la humedad. Este no se endurece y permanece flexible, lo que evita quebraduras y filtraciones.

Finalmente se instala una moldura negra de terminación (de aluminio) que tiene un tratamiento de pintura en polvo al alcohol y horneada, para resistir torsiones y golpes.

La garantía es por cinco años y cubre las reparaciones. Si hay que desmontarlo, se cobra 15 pesos por rueda.Según la marca del protector, varia el valor del juego y el grosor del material.

Para los autos pequeños, el precio oscila entre 85 y 120 pesos; para los autos medianos, entre $90 y 140, y para las camionetas 4x4 y utilitarios grandes, entre $100 y 170 pesos, incluye la colocación.

Fuentes consultadas: Richad´s Shop , Avda. Rolón 130, San Isidro, 4723-4078; Accesorios Salo Rubin , Avda. Juan B. Justo 3169, (011) 4855-3588.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.