Una familiar confortable

El Golf Variant 1.6 litro muestra un buen comportamiento dinámico y alto equipo de seguridad
El Golf Variant 1.6 litro muestra un buen comportamiento dinámico y alto equipo de seguridad
(0)
26 de enero de 2002  

La consigna de lograr un mayor espacio y comodidad de carga que tienen las rurales, es decir, la versión familiar de una gama de automóviles, está cumplida a la perfección por la Volkswagen Golf Variant 1.6, un vehículo con un atractivo diseño exterior, equipado con el propulsor más pequeño de la gama y con un alto nivel de seguridad y confort.

Estéticamente, el Golf Variant resulta muy fluido y acorde con las líneas generales del vehículo original. Con respecto al modelo con carrocería normal, es 6,4 centímetros más largo y otros cuatro más ancho.

Este mayor tamaño se traduce, sobre todo, en el mejor aprovechamiento del baúl, que ha pasado de los 330 litros de la berlina a los 460 del familiar, que pueden convertirse en casi 1500 con los asientos traseros rebatidos.

Las variantes de este modelo se ubican en la sección trasera, ya que el frontal es idéntico al de su hermano de dos volúmenes. En este sector predominan dos grandes superficies vidriadas.

Visto desde atrás, se destaca la amplia luneta, que permite una buena visibilidad desde el interior. Al abrir el portón trasero se revela una amplia superficie de carga con capacidad suficiente para gran cantidad de equipaje. La boca de carga es baja y amplia, lo que facilita todo tipo de maniobras de carga y descarga. Las luces traseras son grandes y visibles, al igual que la tercera luz de stop en la luneta.

Mecánica. Desde el punto de vista de un manejo netamente familiar y tranquilo, el conjunto motor-transmisión responde en forma óptima en todos los parámetros (aceleración, elasticidad, torque y velocidad final).

El propulsor cuenta con un notable rango para las mejores condiciones de uso. Los 100 caballos disponibles se muestran efectivos para movilizar al auto con agilidad. Esto está perfectamente asociado con el muy buen escalonamiento de la caja de velocidades manual de cinco marchas, que en conjunto hacen que el vehículo se muestre fácil de conducir.

El consumo se encuadra dentro de los parámetros normales para este tipo de vehículo, entregando una más que destacada autonomía en la ruta.

Comportamiento dinámico. Este íttem también contribuye a la comodidad y la facilidad de conducción.

Si bien se la nota un poco roladora al exigirla en las curvas cerradas, la estabilidad direccional y la tenida en ruta son impecables.

En la ciudad se la nota dinámica y, por su altura, no tiene inconvenientes al pasar por baches o lomos de burro.

En este destacado comportamiento colabora el sistema de suspensiones (clásico McPherson delantero y eje elástico con brazos interconectados atrás, adoptada para permitir el mayor ancho del baúl), que están perfectamente adaptadas a nuestros caminos y que muestran una dureza equilibrada, lo que se traduce en confort para el tránsito en todo tipo de caminos.

La dirección es cómoda y de buen radio de giro, con asistencia hidráulica de excelente textura.

Seguridad. Si bien éste es el vehículo de entrada a esta gama, la seguridad de los ocupantes está garantizada.

La Variant cuenta con una estructura deformable de la carrocería, con umbrales y sustentadores reforzados en la carrocería, que cuenta también con deformación programada.

El vehículo, que está provisto con doble airbag, ve reforzado este nivel con un eficiente sistema de frenos, preciso y firme, con discos en las cuatro ruedas (los delanteros ventilados), ABS antibloqueo y dispositivo electrónico EDV de reparto automático de frenado, que supera los niveles de su segmento y que transmite seguridad, aun con las ruedas pisando distintas superficies.

En un primer momento, la sensación al oprimir el pedal puede resultar un poco brusca, pero es fácil acostumbrarse a la misma.

Confort y equipamiento. La posición de manejo, la ergonomía y ubicación de los comandos, la precisión de la dirección asistida (radio de giro de 10,9 metros), la insonorización del habitáculo y, otra vez, la eficiencia de la caja de velocidades, se conjugan para lograr una conducción muy relajada y segura.

La habitabilidad delantera y la capacidad del baúl resultan óptimas. Sin embargo, el diseño dejó muy justo el espacio para los pasajeros traseros (adultos, claro está) con las butacas anteriores en máxima extensión. Tampoco es muy cómodo el acceso a las plazas posteriores debido a lo estrecho de la sección inferior de las puertas traseras.

Cuenta con un completo tablero de instrumentos (de fácil lectura aun de noche con una iluminación azul muy llamativa), y todos los elementos que hacen de una confortable vida a bordo, destacándose el aire acondicionado con control electrónico, el equipo de audio con 8 parlantes, los levantavidrios y los espejos laterales exteriores con accionamiento eléctrico, el cierre centralizado con comando a distancia y el asiento trasero rebatible en forma asimétrica (un tercio y dos tercios).

Conclusión. En definitiva, el Golf Variant 1.6, que también tiene otra versión naftera de 2 litros y una turbodiesel de 90 CV, se destaca como un auto económico y con una buena relación precio-producto. Es una buena opción para el que busque confort y seguridad en un familiar mediano.

Prueba: VW Golf Variant

  • Presentación mundial: marzo de 1999
  • Presentación en la Argentina: mayo de 2000
  • Lugar de producción: Alemania
  • Importador oficial: Volkswagen Argentina, (011) 4317-9000
  • Precio: US$ 27.370
  • Garantía: 1 año sin límite de kilometraje
  • MÁS leídas ahora

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.