La velocidad no es lo único que se debe controlar

Gabriel Tomich
Gabriel Tomich LA NACION
Hay más: luces, cantidad de ocupantes y uso del cinturón
(0)
20 de abril de 2019  

El fin de semana último se produjo un grave choque frontal (la peor de las colisiones) entre dos autos chicos, el primero con cuatro ocupantes y el otro con cinco, sobre la Ruta Nacional 7 cerca de Carmen de Areco. Como consecuencia del impacto murieron 8 personas y otra quedó gravemente herida.

A pocos kilómetros de allí, el 24 de marzo, otras nueve fallecieron, incluidos cuatro niños, en el cruce de esa misma ruta y la 51, cuando chocaron, en pleno empalme, un camión jaula y una pickup en la que viajaban 16 personas en la caja de carga descubierta. La trágica suma: 17 muertos en la misma zona en 20 días.

Es claro que la responsabilidad de los conductores es primaria ya sea por temeridad, impericia o lo que fuese. Pero, los accidentes se reiteran y siguen muriendo personas casi todos los días.

Hay otros factores, además de los conductores. El primero es la infraestructura, que no tiene que ver con el gobierno de turno, sino con años de desidia. Ningún país serio puede permitirse en el siglo XXI que a 150 km de la capital nacional, una ruta troncal como la 7 sea aún una vía de una sola calzada.

Segundo, los controles. Se pone especial énfasis en la velocidad (lo que no está mal, por el contrario), pero nadie verifica que los vehículos que circulan (no cuando van a un taller una vez por año) lo hagan al menos con las luces en condiciones y correctamente encendidas (que muchos conductores pasan por alto), con la cantidad de ocupantes que legalmente puede llevar (caso de la pickup) o que se respete el uso del cinturón de seguridad, entre otras infracciones que parecen menores, pero son vitales.

Luego, resulta por demás estéril la discusión sobre la cifra de muertos en el tránsito que hay en la Argentina cada año.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.