No es un favor, es una obligación

El sábado último se conmemoró el Día Mundial del Peatón
Gabriel Tomich
(0)
24 de agosto de 2019  

El 17 de agosto de 1897, Bridget Driscoll murió en Londres atropellada por un vehículo a motor. Fue el primer peatón víctima de un automóvil. En memoria de aquel trágico incidente, el primero registrado oficialmente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) instituyó esa fecha como el Día Mundial del Peatón. Han pasado 122 años y, lejos de encontrar una solución, este conflicto que involucra al actor más vulnerable del tránsito, el peatón, se ha incrementado, al punto que según estadísticas mundiales mueren atropelladas por vehículos unas 270.000 personas por año.

Nuestro país dista mucho de ser un ejemplo en la materia. En las grandes ciudades, como Buenos Aires, un 44% de los fallecidos son peatones. Aquí se dan dos situaciones: son pocos los conductores (solo el 10%, según un estudio de Luchemos por la Vida) que ceden el paso (como es obligatorio según la ley) a peatones que está cruzando correctamente sobre sendas y con semáforo a favor. Y también solo un 10% de los peatones (muchos más atentos al celular que por dónde camina) cruza la calle como se debe, olvidando que ellos también son actores del tránsito.

Cruce bien o mal, el peatón no tiene mayor defensa contra camiones, colectivos, autos, motos y bicicletas (muchas que, además, circulan por las veredas o utilizan las sendas peatonales), tal como lo demuestran cifras de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) que afirma que los grupos etarios más expuestos son los menores de 14 años (11,6% de los arrollados) y los mayores de 65 (29,7%). Con estos datos en manos, como afirma la campaña de concientización de Luchemos por la Vida, dar prioridad al peatón no es un favor, es una obligación. .

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.