¿Por qué no encendemos las luces bajas?

Una reglamentación que no se cumple ni se hace cumplir
Gabriel Tomich
(0)
7 de septiembre de 2019  

Hace pocos días, el lector Roberto Varela nos manifestaba su preocupación por el mal uso de las luces en el tránsito. "Uno de los temas no suficientemente conocido por los conductores de autos es la obligación de circular en las rutas con luces bajas. Es evidente que no se entiende exactamente que comprende luces bajas. Hay quienes circulan con las de posición, otros con faros antiniebla, otros con luces altas o con iluminación frontal mal regulada que encandila, otros con lámparas quemadas, y aquellos que circulan aún de noche sin luces en rutas y/o autovías/autopistas con iluminación. Aquí es cuando me pregunto ¿Por qué no se controla esta obligación? Puede que sea más complicado hacerlo en rutas del gran Buenos Aires que parecen calles. Pero, ¿en autopistas? ¿Qué rol cumple la vigilancia policial y/o de Gendarmería? ¿No están para prevenir? ¿O solo actúan cuando se producen aquellos incidentes que pudieron prevenirse y, por ende, ya son accidentes? En fin, ¿no debería ser materia de capacitación y examen para la obtención del primer registro y de su renovación?"

La problemática es tal cual como la relata el Sr. Varela. Claro, se trata de otro caso en que la ley no se respeta ni se hace respetar. La Ley de Tránsito 24.449 dice en su "Artículo 47. - USO DE LAS LUCES. a) Luces bajas o luces diurnas (sistema DRL: Day Time Running Light): mientras el vehículo transite por rutas nacionales, las luces bajas o las luces diurnas permanecerán encendidas, tanto de día como de noche, independientemente del grado de luz natural, o de las condiciones de visibilidad que se registren.". Está claro que esto incluye a la Avda. Gral. Paz y todas las autopistas y autovías. Entonces ¿Por qué no encendemos las luces, si es el primer y vital elemento de seguridad?

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.