Una mano de cal y otra de arena para la industria

El regreso de la ingeniería y un modelo que no se producirá
Gabriel Tomich
(0)
4 de mayo de 2019  

Hasta principios de los años '80 del siglo pasado, casi toda la ingeniería de la industria automotriz regional se realizaba en la Argentina, con una vasta tradición de productos desarrollados por IKA-Renault, Ford, General Motors (en San Martín), Chrysler (Monte Chingolo), Fiat Concord y Peugeot. De allí salieron modelos emblemáticos como el Falcon Sprint, el Torino, la Chevy Serie II, el 128 IAVA, el 504 TN, la coupé Dodge GTX y el 1500 (luego VW 1500), entre otros.

Toda esa ingeniería se mudó en pocos años a Brasil y hasta hace poco tiempo no hubo prácticamente ningún desarrollo nacional. Pero este año Toyota lanzó la Hilux Gazoo Racing, que lejos de ser solo una versión con cosmética deportiva del modelo que lidera las ventas en el mercado argentino, es un trabajo de fina ingeniería realizado en el país.

Es el producto de muchas horas de trabajo de ingenieros y técnicos en la planta de Zárate y de cientos de miles de kilómetros de prueba en montaña, arena y todo tipo de caminos (incluyendo un piloto de pruebas de lujo como el múltiple campeón argentino de Rally Gabriel Raies) para reformular las suspensiones y el comportamiento dinámico, revisar la estética y desarrollar nuevos elementos para lograr un kit de gran respuesta off-road para la Hilux, propiedad de Toyota Argentina, que puede venderlo a otras fábricas de la pickup en el mundo. En síntesis, una producción con valor agregado. Y ya está en marcha la fase 2.

En la otra mano queda el párrafo aislado en un comunicado sobre balances de Daimler fechado el 26 de abril en Stuttgart (ver esta página) expresando que no se fabricará en la Argentina la anunciada pickup Clase X de Mercedes-Benz. Una de cal y otra de arena para la industria automotriz argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.