Colectiveros al diván: hiper estresados, pero con miedo a pedir ayuda