Cristina contra las drogas y la crisis

Mariano Obarrio
(0)
3 de junio de 2012  

Con todos los recursos del Estado, la presidenta Cristina Kirchner envió a su ministra de Seguridad, Nilda Garré, a desarrollar fuertes operativos en todas las villas de emergencia porteñas y del conurbano bonaerense, con variados programas sociales, de seguridad y de infraestructura, que buscan en el fondo contener el avance creciente del narcotráfico y desactivar posibles crisis sociales que el Gobierno teme en un contexto de alta inflación y desaceleración económica.

Más allá de esa necesidad objetiva, también hay un trasfondo político. Según confiaron a LA NACION fuentes oficiales, la Casa Rosada eligió librar otra batalla contra el jefe del gobierno porteño, Mauricio Macri, y el gobernador bonaerense, Daniel Scioli. La pelea es por el territorio y por los punteros políticos. La mira está puesta en las elecciones legislativas de 2013.

Cristina Kirchner advirtió que la creciente inseguridad en las villas y en barrios humildes está atada a la expansión del narcotráfico. Tomó nota de ello, especialmente, tras casos resonantes como el del asesinato de Candela, el año último.

El problema irresuelto de las drogas estuvo presente en su reciente reunión con el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, en abril último. Garré prohibió hace casi un año a los agentes locales de la DEA (agencia antidrogas norteamericana) hacer investigaciones en nuestro país. Ello tensó la relación bilateral.

Por eso mismo, Garré se propuso mostrar resultados propios. Como sospecha de una posible complicidad de sectores de las policías Federal y bonaerense, instituyó un número telefónico gratuito -0800-555-5065- para que los ciudadanos de las villas denuncien ante el ministerio de Garré, sin pasar por la policía.

Ayer anunció la creación de las Fuerzas de Seguridad de Proximidad, que actuarán con criterio y entrenamiento social en esos barrios de emergencia bajo la órbita de las fuerzas federales, Policía, Prefectura y Gendarmería. El objetivo de esa policía social: narco y crisis sociales, además del delito común. En cualquier caso, disputarán espacios con las policías Metropolitana, de Macri, y con la bonaerense, bajo el mando de Scioli, el adversario por vencer dentro del PJ.

El plan de Garré, de 90 días, integra a otros ministerios: Seguridad, Trabajo, Educación, Salud, Desarrollo Social, Defensa e Interior. Su objetivo declarado es atender aquello de lo que "no se ocuparon" Macri y Scioli. La disputa está clara.

Un protagonista ejecutor del nuevo Plan de Abordaje Integral Territorial de Barrios es el viceministro de Seguridad, Sergio Berni. Por casi nueve años era el máximo operador de Alicia Kirchner, ministra de Desarrollo Social, ante organizaciones sociales y piqueteras. Nadie como él conoce tanto el manejo de "la calle".

Su desembarco en Seguridad, hace tres meses, buscó ese objetivo: su primer trabajo en el territorio fue en la villa 31 y su justificación siempre consistió en la inacción de Macri. Berni, capitán médico del Ejército, involucrará a la cartera de Defensa para que los militares atiendan emergencias de infraestructura. La batalla será política y social.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.