El aumento llegó alconurbano y golpeó a los intendentes

Vicente López, San Isidro, San Fernando, Tigre, Morón y Hurlingham, entre los afectados
Ángeles Castro
(0)
27 de julio de 2012  

Un escenario diferente para un conflicto similar. Superado el cortocircuito entre las compañías eléctricas y el gobierno porteño, ahora una veintena de municipios del conurbano bonaerense evalúa cómo esquivar el aumento que Edenor aplicó a los costos del alumbrado público, al ejecutar una resolución de la Secretaría de Energía de la Nación, que retiró los subsidios existentes para los distritos que elevaran los impuestos.

Según pudo reconstruir LA NACION, el incremento tarifario alcanza a los municipios de San Isidro, Vicente López, San Fernando, Tigre, Morón y Hurlingham, entre otros, abastecidos por Edenor. Fuentes de las intendencias mostraron ayer su alarma por la decisión que, explicaron, pone en jaque las finanzas municipales.

Voceros de Edesur, en tanto, indicaron que la empresa no aplica por el momento el alza de los precios en los distritos del sur del conurbano a los que provee de electricidad.

Hasta fines del año pasado, regía un decreto presidencial de Carlos Menem, que, en coincidencia con la privatización de los servicios, estableció que las eléctricas pagarían a los municipios el equivalente al 6% de la facturación a los usuarios del distrito en concepto del uso del espacio público al disponer sus instalaciones.

Paralelamente, las intendencias abonan a las compañías por la provisión de energía para el alumbrado público y los organismos oficiales. Así, mes tras mes, se calculaba la diferencia entre ambos importes y la parte beneficiada recibía el pago de la otra. Claramente, a partir de la quita de los subsidios al alumbrado público, la balanza se desequilibra en desmedro de los distritos.

La situación fue denunciada ayer por Jorge Macri, intendente de Vicente López. "Nos llegó la factura de Edenor, en la que se multiplicó el costo del alumbrado público que pagan los municipios por tres o por cuatro el valor anterior. Y nos reclaman además los importes retroactivos a tres o cuatro meses", declaró.

Según los cálculos de Macri, el impacto total de los nuevos precios para su municipio será de 10 millones de pesos anuales, sobre un presupuesto de 740 millones. "Con 10 millones de pesos podríamos comprar 140 patrulleros o financiar el mantenimiento del hospital Houssay durante un año y medio. No vamos a tener problemas en pagar, pero vamos a tener que alterar las prioridades", detalló.

Cuando todos creían olvidada aquella resolución de fines de año que había establecido la quita de subsidios para los partidos que aumentaran impuestos, la reciente recepción de las facturas con aumento cayó como un balde de agua fría. Alcanzó, además de a Vicente López, a San Isidro, San Fernando, Tigre, Morón y Hurlingham.

Según pudo saber LA NACION, varios intendentes evalúan cómo poder recurrir los nuevos cargos. "Los impuestos municipales se aumentan para pagar incrementos salariales y los mayores costos de los proveedores de obras, servicios y bienes. El aumento no queda en las arcas del distrito, por lo que quitar el subsidio a quien aumenta es una locura", protestaron fuentes de la municipalidad de San Isidro.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.