El eslabón más débil son los recicladores