El riesgo ya había sido alertado por la Corte