El taller clandestino donde murieron dos chicos ya había sido denunciado