En su origen, el Parque Lezama tenía rejas perimetrales