Polémica. Inundación: los jueces, en desacuerdo