Ir a comprar con changuito o bolsa propia reutilizable ya se volvió un hábito