La corrupción, base de una tragedia previsible