La gestión del subte y la reducción de la cantidad de basura, los temas de 2013

Esta semana asumen el control del metro al que incorporarán 100 policías de la Metropolitana; los planes
Esta semana asumen el control del metro al que incorporarán 100 policías de la Metropolitana; los planes
Laura Rocha
(0)
30 de diciembre de 2012  

Después del año más difícil que atravesó el servicio de subterráneos de la ciudad de Buenos Aires, llega 2013 con varios desafíos: entre ellos, que la nueva gestión, ahora completamente a cargo del gobierno porteño, mejore el servicio, garantice la seguridad y por fin comiencen a funcionar las estaciones que están listas para ser inauguradas.

Esta semana, cuando Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) definitivamente tome el control de las cinco líneas de subte y el Premetro, se conocerá la fecha en que dejará de circular la línea A (que une Plaza de Mayo con Flores), cuáles serán las medidas para mejorar la higiene del metro y de qué forma la nueva gestión incrementará las medidas de seguridad.

Respecto de esta última está prevista la incorporación de cámaras, así como de unos 1000 efectivos de la Policía Metropolitana. Sin embargo, nada de esto será inmediato. Es que es necesaria no sólo una capacitación de los agentes, sino una diagramación y ordenamiento de los nuevos equipos de tecnología.

Pero desde el miércoles, y como lo establece la ley del traspaso promulgada anteayer, habrá entre 60 y 90 días para negociar con la concesionaria Metrovías el contrato de concesión y ver si se llega a un acuerdo para que continúe.

Sobre la tarifa, y tal como lo establece la ley en su artículo 32, será revisada anualmente al momento de la discusión de paritarias. Ese momento todavía no se precisó.

El presidente de Sbase, Juan Pablo Piccardo, destacó durante toda la semana el criterio que tendrá la nueva gestión al frente de este medio de transporte: "La seguridad y la mejora del servicio son dos ejes fundamentales que se mantendrán al hacernos cargo del servicio".

Precisamente con el acento en la seguridad es que se anunció la interrupción por al menos dos meses de la línea A, que causó polémica entre vecinos y dirigentes opositores.

"El criterio general es bastante amplio y hace a la mejora del servicio. Las nuevas medidas se verán en el mediano plazo. Es necesario hacer inversiones, mejoras y poner en práctica un cambio cultural", agregó Piccardo.

En agosto, algunas voces opositoras especulaban con los tiempos electorales y la posibilidad de que la reapertura de la línea más antigua de Buenos Aires se demore hasta ese momento. También se inaugurarán las nuevas estaciones Flores y San Pedrito (antes Nazca). En rigor, están listas desde 2007, aunque la construcción de una cochera y luego la falta de nuevos coches dilataron la apertura. El problema será cómo se abastecerá a los potenciales nuevos usuarios. Cabe recordar que el gobierno quiere cambiar la totalidad de los 90 coches de madera belgas, y reemplazarlos con 45 cero kilómetros chinos y otros 25, marca Fiat, que operaban en la línea B. En el gobierno confían en que la nueva flota podrá bajar las frecuencias para que el cambio no resulte muy grande.

Otro de los grandes desafíos para la gestión porteña será la basura. En este sentido, la pregunta es cómo logrará reducir para fines del año próximo casi la mitad de residuos que genera el distrito.

El miércoles se inaugura la planta que recuperará 600 toneladas de basura orgánica en el complejo ambiental Norte III, en San Martín. Ése será el primer paso, pero es necesario que se ajusten los mecanismos para recuperar y reciclar desechos domiciliarios por parte de los vecinos y coordinar la actividad de las cooperativas de cartoneros.

También se viene la nueva licitación de residuos. Un servicio que incorpora los contenedores en la ciudad y que prevé una inversión de unos 3000 millones de dólares en ocho años. Sin olvidarse de la construcción de tres plantas de recuperación de 1000 toneladas cada una que deberán instalarse en la Ciudad, a la que le molesta convivir con sus propios residuos.

Otros asuntos por resolver

Temas que impactan en la calidad de vida de los porteños

  • INUNDACIONES

    Nueva infraestructura

    La necesidad de nueva infraestructura hidráulica para la Ciudad es urgente, sobre todo en las cuencas de los arroyos Vega y Medrano. Aunque ya hubo una preadjudicación para concretar los trabajos, las diferencias entre la Nación y la Ciudad impidieron el avance
  • VIVIENDA

    Urbanizaciones

    La cuestión habitacional en la Ciudad se ha transformado en un problema estructural. Los planes oficiales no brindan soluciones para el corto plazo. Por otro lado, la quita de los depósitos judiciales al Banco Ciudad afectará a los créditos hipotecarios, según el oficialismo
  • TRÁNSITO

    Ordenamiento

    El sistema de transporte urbano necesita un ordenamiento. Se ha avanzado con las bicisendas y los viaductos. Todavía falta la organización de líneas de colectivos. Se viene el Metrobús del Sur, que unirá la 9 de Julio con Pompeya. También comenzará el previsto para la 9 de Julio
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.