La ilegalidad no cesa, pese a las denuncias