Obras. La nueva ribereña: tránsito pesado bajo tierra, más carriles para autos a nivel