La técnica con la que se estableció la fecha de los descubrimientos