Tránsito. Los camiones, un flagelo que colapsa las avenidas de la ciudad